viernes, 17, septiembre

Cuál es la posición correcta al volante

Uno de los aspectos más importantes y que más tenemos que cuidar cuando conducimos es nuestra postura al volante. Y es que no debemos de olvidar de que esta puede ser decisiva en caso de accidente, puesto que ir posicionados correctamente al volante puede reducir drásticamente las lesiones en caso de sufrir un siniestro en la carretera.
Con esta premisa, vamos a ofreceros las claves para no solo ir sentados de manera adecuada en el coche, sino también para velar por nuestra espalda, la cual agradecerá que llevemos una postura correcta a la hora de abordar cualquier tipo de desplazamiento, pero sobre todo en viajes largos.

Brazos, espalda y volante

Una vez que nos hemos subido a nuestro coche, tendremos que encontrar una postura cómoda y que se adecúe a nuestra envergadura. Empezando por el respaldo del asiento, deberemos buscar un ángulo entre 20 y 25º, procurando que el muslo y la cadera formen un ángulo entre 110 y 120º.

La distancia respecto al volante también es importante, y podremos encontrar una cómoda regulando tanto el asiento como la profundidad y altura del volante. Una forma sencilla de comprobar que tenemos la postura adecuada es pegando por completo nuestra espalda al asiento y estirar los brazos lo máximo posible. Si nuestras muñecas tocan sobre el aro del volante sin despegar la espalda es que habremos encontrado la posición idónea.
Además, cuando cogemos el volante -que debemos agarrarlo a las diez y a las diez- nuestros brazos deben de quedar flexionados ligeramente, nunca rectos.

Cinturón, reposacabezas, piernas y ropa

No en todos los coches se puede regular, pero si tenemos la posibilidad es importante ajustar la altura del cinturón. Este no deberá quedar ni muy holgado ni muy apretado, tenemos que buscar la altura óptima para que se apoye en nuestro hombro de forma que, en caso de impacto, nos sujete firmemente pero sin provocar mayores lesiones.
Por otra parte, tampoco debemos olvidarnos del reposacabezas, elemento de seguridad que nos evitará lesiones cervicales o daños mayores. La parte central del mismo tendrá que coincidir con la mitad de nuestra cabeza, logrando así que la parte final  este alienada con el final del reposacabezas.

Las piernas también tendrán que encontrarse en una postura cómoda. Para ello, tendremos que llevarlas ligeramente estiradas y procurar que no rocen con el aro del volante, lo que podría provocarnos graves lesiones en las rodillas y evitarnos poder accionar los pedales correctamente.
Por último pero no por ello menos importante, la ropa. Y es que no debemos conducir con prendas abultadas que perjudiquen el efecto del cinturón y puedan ayudar a generar el conocido efecto submarino. Con esta premisa, es recomendable desprendernos de abrigos o similares antes de sentarnos en el coche.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

SÍGUENOS

2,381FansMe gusta
639SeguidoresSeguir
647suscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS